IRONMAN 70.3 MALLORCA “ANYTHING IS POSSIBLE” 🏊‍♂️ 🚴‍♂️🏃‍♂️ – Crónica Miriam

Mi padre decía que la actitud lo es todo y mi madre me enseñó con su ejemplo a tener el coraje necesario para no rendirme nunca… ❤️ Os quiero ❤️

Si hace un año alguien me hubiera dicho que iba a terminar mi primer HALF nunca lo hubiera creído, de hecho, hace sólo un año empezaba a dar pedales de nuevo en una bici después de 30 años… pero como dice IRONMAN “Anything is possible”

¿Pero cómo te metes en esta aventura?

En mi caso hubo mucho corazón a la hora de tomar la decisión. Hace tiempo que decidí seguir mis impulsos porque el hacer las cosas con cabeza me ha demostrado que no es garantía de éxito, es cierto que hacerlas con el corazón tampoco lo es, pero me produce mucha más satisfacción. Por eso siempre CORAZÓN ❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️❤️. Hace poco nos dejaba Eduard Punset y una de sus maravillosas reflexiones me viene al pelo porque me identifico totalmente…

Es muy probable que las mejores decisiones no sean fruto de una reflexión del cerebro sino el resultado de una emoción “

Después de hacer mi primer y único Olímpico en Cervia, por cierto, una crónica de este tri molaría (nota del editor)  y con el subidón de la experiencia y la sensación de poder dar más, me empiezo a plantear un paso más. Mi cabecita empieza a soñar.

“Noe y su a la tercera va la vencida…”

Y aquí entra Noe, mi querida Noe. Para ella este HALF era su tercer intento y tenía que ser el definitivo. Me lo vende cómo el medio IRONMAN ideal para iniciarme en la distancia. Un enclave perfecto con una bahía con agua cristalina para nadar, una bici preciosa por la sierra de Tramontana y una carrera plana al borde del mar…. Imposible decir no, todo me llama la atención y yo que necesito poco para lanzarme a cualquier piscina siento que tengo que hacerlo.

Y así un domingo por la tarde del mes de septiembre hago la inscripción sin pensarlo mucho más, así soy yo. 🤷

Hablo con el Trainer y le “informo” que me he apuntado al medio IRONMAN de Mallorca, que espero que no le parezca una locura absoluta sobre todo porque no hay marcha atrás.  Le digo que estoy muy ilusionada y que confío mucho en él para que todo salga bien. Respuesta literal:

“Saldrá, zumbaaaaa, saldrá”

Esto como os podéis imaginar me dio mucha tranquilidad jajajaja… 😛😛😛😛😛

Siete meses por delante para entrenar y llegar lo más preparada para hacerlo lo mejor posible. Compaginar los entrenamientos, el trabajo, mis hijos, la casa, los amigosno ha sido siempre fácil. Muchas sesiones dobles, muchos fines de semana en los que la prioridad era entrenar, muchos planes aplazados pero una ilusión enorme por seguir trabajando para conseguir el objetivo puesto en Mallorca.

Vivir esta experiencia con mis compañeras del club y amigas por encima de todo, ha hecho que todo fuera más fácil. Me han apoyado y animado para entrenar los días en los que no me apetecía hacer nada porque sí, ha habido días en los que todo se ponía cuesta arribaGracias a todas las que lo habéis vivido muy de cerca conmigo.

Estos meses también me han servido para ser aún más consciente de la suerte que tengo con mis hijos Alex y Yago. Han sido un ejemplo de generosidad y empatía, dos cualidades que admiro en cualquier persona y que me llena de orgullo que mis hijos posean. 

Gracias por no protestar nunca por mis ausencias y mis despistes … y por animarme a hacerlo.

❤️❤️ Os quiero ❤️❤️ 

11 de Mayo 2019: Llegó le momento.

Viajamos a Mallorca un día antes y nada más aterrizar decidimos ir a ver el recorrido de bici, tenía mucha inquietud con el puerto ya que nuestro querido Presi se había encargado de meternos el miedo en el cuerpo durante todos los meses de preparación y no sabía muy bien lo que me iba a encontrar.

Podemos hacerlo, que estamos preparadas.

Una vez hecho el recorrido pienso que lo que me tiene que preocupar es la bajada con las curvas tan cerradas, pero teniendo en cuenta que no pienso embalarme y soy bastante prudente, me quedo más tranquila y confío en hacerlo bien. Hablo con Alicia que está igual de nerviosa que yo con el dichoso puerto y le transmito que podemos hacerlo, que estamos preparadas.

El día transcurre acelerado, recogida de la bici, recogida del dorsal, briefing, preparar todo para el día siguiente y llevarlo a la transición… los nervios están en el ambiente y en mi estómago que empieza a cerrarse literalmente.

Durante el día repaso varias veces mentalmente las transiciones, las verbalizo con Noe para no dejar nada olvidado, creo que lo tengo controlado…

Ya en la habitación por la noche con Susana siento que estoy muy cansada y me preocupa no pegar ojo y estar hecha polvo al día siguiente. Miro por última vez el móvil esperando un mensaje de buenas noches que me tranquilice y para mi sorpresa lo encuentro:

“Tranquila y disfruta desde el minuto uno y olvídate de tiempos” gracias compi 😉

5:30 suena el despertador y empieza la fiesta. Bajo a desayunar, pero no me entra nada en el estómago. Me encuentro con algunos compañeros y los nervios por un momento se olvidan, nos reímos y compartimos confidencias y anécdotas que sólo los que estuvimos en Mallorca entendemos.

Última subida a la habitación para coger la comida (geles, isotónico…) y camino a la transición. Llegamos con el tiempo bastante ajustado y cuando voy a preparar los bidones me doy cuenta que me faltan los sobres de Maurten , no están, horror, en el último momento me los he debido dejar por volver a mirar el dichoso móvil. ¡En diez minutos que faltan para cerrar la transición no me da tiempo a volver al hotel y me pongo más nerviosa aún de pensar que voy a tener que hacer la bici sin el milagroso Maurten! Por suerte Mery y Viti me solucionan la papeleta. Graciasssssss.

Moraleja: no se puede llegar con tan poco tiempo a la transición y menos una novata como yo…

Nos dirigimos a la playa, el agua es un plato. Brilla el sol. La bahía de Alcudia es preciosa. Estoy muy emocionada, la espera para entrar en el agua se me hace eterna.

Los abrazos de mis compis en ese momento fueron mágicos y poco a poco fui concentrándome y a la vez tranquilizándome. Me vinieron las palabras de un buen amigo a la cabeza, recordándome que me tomara cada segmento como único y sin pensar mucho en el siguiente, concentrándome en lo que estuviera haciendo y sin agobiarme por lo que me quedaba. Y eso lo mantuve en mi cabeza todo el tiempo.

La Natación, un agua cristalina

8:35 por fin empiezo a nadar. Al principio el agua está turbia por la cantidad de gente que estamos nadando a la vez, pero enseguida empiezo a ver el fondo y los fantasmas de Sevilla desaparecen. Voy tranquila y cómoda, intentando dejar distancia para no agobiarme. Las boyas me sirven de referencia para no desviarme demasiado. Los metros se me pasan rápido y salgo del agua en 42 minutos con buenas sensaciones.

Me dirijo a la transición que no puede ser más larga y veo a mis compis que me van animando y sonrío 😛😛  Ya estoy más tranquila y con ganas de subirme a la bici. 🚵‍♀️

La Bicicleta, ese dichoso viento 🌬️…

Los primeros 20 kilómetros voy incómoda, me empieza a doler el aductor izquierdo y no encuentro la postura. Voy por debajo del ritmo que quiero porque cuando fuerzo me duele más. Según pasan los kilómetros me empiezo a encontrar mejor, llego al puerto y el paisaje es espectacular. Disfruto la subida y me vengo arriba pensando que una vez superado el kilómetro 35 empieza la bajada y luego la parte más rápida, así que voy reservando para poder correr bien. No quiero llegar andando a meta.

Llegando al pueblo de Muro me encuentro con Alicia, se le ha reventado la cubierta y tiene que dejar la carrera. Continuo y durante unos kilómetros no dejo de pensar en ella, en todo el esfuerzo, el entrenamiento y la ilusión que tenía y siento rabia y pena porque no lo pudiera acabar.

El viento…

Ya estoy en el kilómetro 60 y llega la parte más llana y rápida, estoy feliz, y de repente al final de una carretera hacemos un cambio de sentido y me encuentro con todo el viento de cara… pienso que serán sólo unos kilómetros, pero no, ese viento ya me acompañó hasta el final. Empiezo a agobiarme con el tiempo porque veo que mi ritmo es muy lento y se me hace eterno, cada vez veo más lejos lograr el objetivo que tenía en la bici y me vengo un poco abajo, los últimos 10 kilómetros se me hacen interminables.

Cuando llego por fin a la transición veo a algunos compañeros corriendo y a Fabián que me anima, mi cara es un poema 😛😛😛 jajajaja entonces me encuentro con Susana y Alicia que están más emocionadas que yo por verme y empiezo a pensar que ya que he llegado hasta allí no me puedo venir abajo y que el tiempo es lo de menos, lo importante es acabar.

La carrera, con vistas al mar

 

Empiezo a correr, 3 vueltas de 7 kilómetros planos, aunque ya hace mucho calor ☀️☀️☀️☀️ Me hidrato en todos los avituallamientos y consigo mantener el ritmo sin andar en ningún momento. Cada vez que pasaba por delante de mis compañeros me emocionaba y conseguían que me acelerara. En la última vuelta me encuentro con Noe que ya ha acabado y me hace muchísima ilusión ver que por fin lo ha conseguido.

Entonces todas las emociones empiezan a aparecer de nuevo, pienso que lo voy a lograr. Me acuerdo de mis padres y les pido que me pongan alguna nube porque pega mucho el sol y lo hacen… Pienso en mis hijos y en que no les puedo defraudar de ninguna manera y en cómo me gustaría que estuvieran conmigo. Pienso en los consejos de los amigos que ya lo han vivido y en toda la gente que ha estado cerca de mi en este reto… Se me saltan las lágrimas 😭😭😭

Por fin llegan los últimos metros y están casi todos esperándome con la bandera del Club y cuando llego a meta me fundo en un abrazo con Mery y lloro de alegría 😭 y emoción porque lo he conseguido. 

Soy Finisher

Esa tarde Jose Acosta me dijo que hay una antes y un después cuando acabas tu primer HALF, seguro que es cierto y lo iré comprobando con el paso del tiempo, pero de lo que si estoy segura es de que hay un antes y un después desde que entré en KALAMOS. Para mí es mucho más que un club de triatlón, es parte de mi vida y me produce una felicidad inmensa. Aquí he encontrado personas con las que espero compartir el resto de mi vida y ya no me imagino mi día a día sin ellas.

Gracias a todos por ayudarme de una manera u otra a conseguir este reto, especialmente a Alicia, a Noe, a Lara, a Edu y a Fabi por todas las salidas en la bici compartidas. esas clases particulares no tienen precio. No quiero dejar de recordar a Sol que empezó en este reto y una lesión la retiró, pero en un futuro muy cercano podremos compartir de nuevo entrenamientos y competiciones.

Gracias Jose por entrenarme y ayudarme a creer que lo podía hacer.

Creo que este es el principio de una bonita relación, ahora toca disfrutar de otras distancias y mejorar para lo que venga… Como dice alguien muy especial para mí, ahora que ya se cómo se llega, toca repetir.

“La normalidad es un camino pavimentado, es cómodo para caminar, pero nunca crecerán flores en él”

Hagamos cosas fuera de lo normal…. DREAM BIG.

Miriam

Si te ha gustado lo que has leído ¿ porque no nos dejas un comentario? .. anda !!
Y si además lo compartes en tus redes sociales ya.... 😉
Luego ya.. puedes ir a entrenar tranquilo. Gracias !!
The following two tabs change content below.
3 comentarios
  1. Noemí
    Noemí Dice:

    GRANDE!!!! Cada letra de esta palabra con mayúsculas te define. Grande como amiga, grande como compañera de penas y alegrias, grande en humildad, grande de corazón….esa eres tú!!! Te quiero gordiiiiii

    Responder
  2. Viti
    Viti Dice:

    Qué emotivo la verdad, personas con ese Corazón siempre encontrarán el éxito en todo lo que hagan. Muy orgulloso de ti Miri, te lo mereces, te lo has currado y que no pare la locuraaaaaaaaaaaaaaaaa jajajajajaja

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *