challenge madrid

CRONICA Challenge Madrid Ironman 🏊‍♂️ 🚴‍♂️🏃‍♂️ – Susana & Nacho & Moe

Todo empezó…. 

Como comienzan en el Kalamos las pequeñas grandes aventuras: con una lista! ☺ 

Challengue Madrid 21 de Septiembre .. .

En  mi caso se perfilaba la opción de Relevos el HALF RELAY  a quién buscaría? Yo tenía claro que sería el agua dónde tenía experiencia,  y me faltaban bici y carrera!

Fue un viernes en la piscina cuando ví a Nacho y le lancé la caña… Y sólo se lo pensó lo que dura el entreno de piscina!!!

Y quién hacia la tan temida carrera???  Fue gracias a Susi (Rober) que rápidamente pensó en Moisés  que aun estando en Bruselas sabíamos que podríamos contar con él!! y dicho y hecho! 

Tras dos días de idas y venidas de mensajes y de datos, pudimos confirmar nuestra inscripción del equipo CDE KALAMOS con MARBI, NACHO y MOISES para el Challengue de Madrid ¡!!!

Nuestro primer Triatlón

Tremenda ilusión!!! Nuestro primer Triatlón para Nacho y para mí y tremenda ilusión de vernos con Moisés en España! Yo no quiero dejar de agradecer la generosidad de Irene de asumir tantas horas en solitario en Bruselas!!! 

Comienza la aventura…viernes 21 de septiembre

En el Challengue la aventura realmente comenzó una semana antes con los correos de la organización para tratar de explicarnos la complicada logística de nadar a 60 km de la meta!

Con bolsas de zona de transición, bolsas de llegada a meta, pegatinas,  bici, Pasta Party ¡! 

En mi primer triatlón tuve que estudiar y preguntar con mucho detalle toda la logística que no era poca! 

Lo que tenía claro es que el sábado había que subir a San Martín de Valdeiglesias a recoger los dorsales de los tres del equipo y a dejar la bici de Nacho en la transición! Recogida de dorsales en el plaza de toros  y la inmensa alegría de ver a la Roja con la K a la entrada de la plaza de toros!!!

Bajo la lluvia recogimos los dorsales y descubrí que era eso de la Pasta Party!!!

Una vez recogidos los dorsales sólo nos quedaba ir a la transición para dejar la bici de Nacho e ir a ver el agua en el que me iba a meter en unas horas.

La llegada a la transición (T1) nos supuso una píldora de paciencia en la cola de espera de los coches para la subida a la T… y cómo será mañana domingo cuando tengamos que llegar? 

Conseguimos llegar al parking, aparcar e ir a buscar la T1 … me pongo el casco recojo la bici  y a la T1! 

Mi máxima prioridad era que Nacho estuviera tranquilo y supiera dónde estaba su bici.

 Era su primer triatlón y al igual que yo era todo nuevo e incógnitas

Hicimos fotos y vídeos (gran ayuda de Marta, Emilio y Ferkal) para que Nacho pudiera visualizar donde estaba su bici aunque la realidad fue que bastaría con buscar la K! estábamos todos juntos!!!  Esto era un presagio de la que se avecinaba! Que bien nos vino el plástico que compró Marta para tapar la bici y que no se le mojara por la noche que daban lluvia.

Y llegó el Gran Día! 

A las 10h habíamos quedado con Nacho, y con mis padres para subir todos juntos! Moi iba directo desde la “T4” hasta la T2. (Podríamos decir que somos internacionales gracias a Moi ☺ ). Hasta la 13 no comenzábamos así que  tuvimos tiempo de compartir esos momentos de la K de risas, comentarios y ayuda que hace que el orgullo de pertenencia al club se dispare hasta el “infinito y más allá” Personalmente mi primera experiencia kalamera en un triatlón fue inigualable por estas buenas sensaciones.  

El sábado después de dejar la bici en la T1 descubrí que no sólo iba a nadar … tb iba a correr hasta la transición y no poco para lo que se solía recorrer hasta una transición! 700 metros! Al menos nos dejarán correr con las zapatillas puestas pensé!

El recorrido era sencillo y aunque hubo cierta confusión con la orientación que si  derechas que si izquierdas ☺ al final fue sencillo y el agua del pantano en calma. 

Probé el agua un poquito para tomar sensaciones (un pelín fría ) pero aguantable … y cuál fue mi sorpresa al comprobar que nos iban metiendo al agua a todos juntos!!!  La salida va a estar divertida pensé!! Y no me equivocaba!! Entré en el agua y me puse hacia la mitad la verdad que era más la resignación de saber que hiciera lo que hiciera iba a recibir algún manotazo… pero bueno aguantar hasta la primera boya y luego a tratar de coger ritmo y despegarme de los grupitos. 

Y  me equivoqué!! No sólo recibí hasta la primera boya sino durante las 3 boyas siguientes!! 

Alcancé la primera boya a buen ritmo pero con frenazos constantes por todos los nadadores que tenía delante, que se paraban que se cruzaban … una vez que la alcancé fui haciéndome hueco para esquivar a aquellos nadadores que o bien me bloqueaban o que me iban dando manotazos y tocando … fue un recorrido que se me hizo largo la verdad … cuando cogía ritmo tenía que parar y esquivar … no conseguía disfrutar como a mí me gusta disfrutar las travesías con ritmo y disfrutando de las sensaciones! 

la batalla del agua

Alcanzada la segunda boya observé que algunos nadadores habían pasado la boya por la izquierda… yo la rodee bien por la derecha y continúe esperando ansiosa el momento de poder disfrutar del nado! Y estaba en ello cuando de repente noté que se agarraban a mi tobillo y …. Me desengancharon el chip!!!! En esas décimas de segundo sólo pensé en “sin chip no hay bici, ni hay carrera “ tanto Nacho como Moi se quedarían sin hacer su segmento! Y Moi venía desde Bruselas expresamente a hacer la carrera del Challengue!

Me paré, alargué la mano y recogí el chip desprendiéndose de mi tobillo y bajando lentamente al fondo del pantano!!! 

Ostras!!! Que estoy en la tercera boya y aún estamos dándonos!!! 

Trate de ponerme de nuevo el chip pero se me desprendía no quedaba bien sujeto… sólo de pensar que se me podía volver a caer … lo cogí y me lo guardé en el neopreno! Ya vería en qué momento me lo volvía a poner!! Pensé: “éste se viene conmigo que sino Nacho ME MATA!!

A partir de ahí, ya no me quedaba mucho así que entre el mosqueo que llevaba y que me quedaban pocos metros para terminar apreté y nadé a buen ritmo! En cuanto ví que tocaba pie en la arena me puse el chip!! Y sonreí !!! Prueba concluida!!! Una poco accidentada y nada cómoda pero concluida!!!

Y ahora a correr!!! 

Nada más salir vi a mis padres ¡! BESO Y ABRAZO para mi madre!! Y a por las zapatillas que habíamos dejado juntitos los KALAMEROS!!!  Y a correr ¡!! Qué bien me vinieron los entrenos de Jose para coger postura de carrera y ponerme fuertes las piernas!! 

Llegar a la T1 y ver la K, ver la roja allí fue como llegar a casa y respirar y sonreir ¡! 

Ahora soy yo la que voy a animar a mis KALAMEROS !!! 

________________________________________________________________________

Nacho nos cuenta:

La Bici

Me pasé toda la espera de la natación nervioso perdido intentando calcular cuando aparecería Susana y pensando como cambiarnos el chip rápido y sin cagarla…, aparecen los primeros «pros» , vaya tela que ritmo llevan, .. pues Marbi tiene que estar apunto de aparecer pensaba … 

… Llegan los primeros Kalameros , como somos pocos los ánimos, besos y abrazos no paran, salen María, Jose, Rober, Marta, cada vez que llega uno es una fiesta 🙂 …Aparece mi compi !!! creo que más cansada por la carrera que por el pedazo de natación que se ha marcado…

Empiezo a pie con la bici por primera vez por una transición!! , ahí vamos , mi primer trocito de Triatlón … Pulsaciones altas, bueno ya bajarán, la adrenalina sube …

Arranco a buen ritmo, intento bajar pulsaciones pero es imposible, … tramo de carretera super estrecho, coches circulando en la otra dirección e intentando esquivar los conos del suelo…. esto es más complicado de lo que creía …

Meto ritmo pero las pulsaciones siguen super altas … al rato aparece cohete Ferkal que me saluda y se despide en un par de segundos … 

A ver …, como era eso del Drafting, ah si , y nada de ir en paralelo, ojo con los jueces en las motos, no hay bebida a partir del km no se cuanto  … joder cuantas cosas .. y ¡cuidado con los conos!.

Pasan los kms, esto de ir solo no mola tanto, me pasa Nucho dándome las largas ….  adelanto un par de Kalameros, al rato aparece Alber con quien comparto un par de amenos kilómetros  .. hasta que mete el turbo … total solo me quedan 45 km en solitario…

Recojo agua de un par de avituallamientos, es la primera vez que cojo las botellas «al vuelo» pues normalmente me paro de tranqui, esto es muy «pro» 🙂 🙂

Atasco de camino a Madrid, circulando junto a los coches .. aparece Viti gritándome y dándome ánimos desde el suyo… como mola !!! Subidón en apenas unos segundos …. quiero más…

Miro tiempos, e intento calcular si llego a la «zanahoria» que me habían plantado Moisés y Susana de alcanzar los 2:45h … puf , tengo que apretar y no petar … no ando con buenas sensaciones pues mi preparación para el Challenge no ha sido muy buena que  se diga… pero meto un poquito más de caña…

Últimos 20km y decido apretar a darlo todo y ruedo a una media de 36km/h en este último tramo, …. veo TVE , ya estamos , curva y ahí aparecen en mogollón la familia Kalamera dándome gritos, ¡¡¡Que ilusión!! , no me dio tiempo a pararme a dar besos pues tenía a Moi que perdía el avión … así que pasé rápido sin perder tiempo …

Abrazo a Moi que sale escopetado hacia la Puerta del Sol ... en una mano una barrita en la otra la tarjeta de embarque … eso si que es amor al arte y a la K pensé … 

Ahora a seguir con la yincana del Challenge, recoger bici, bajar a Madrid con Rober, aparcar en pleno centro cargados, y a recibir a Moi con Susana como tres campeones! 

________________________________________________________________________

Moises nos cuenta:

La Carrera – media maratón

Esta ha sido mi segunda experiencia en hacer un triatlón por equipos, y seguro que no será la última, … valores como el esfuerzo, trabajo en equipo, compañerismo y comunicación se elevan a su enésima potencia (imagino que será el espíritu de Kalamos). 

En mi caso todo empezó el 27 de julio cuando volvía a España en coche desde Bruselas,  atravesaba tierras del Cid y recibí la llamada de Susana Rodríguez explicándome las bondades del Challenge de Madrid….¡subidón! -“Kalamos, compañeros, deporte, Madrid”-. Pensé: “¡lo hago seguro….!”, un segundo más tarde reflexioné y me dije:

“shit!, vivo en Bruselas, tengo familia y hay que coordinarse bien con Irene”.

Creo que al día siguiente confirmé mi participación.

El día del Challenge recuerdo que fui el primer kalamero en llegar a la T2 (16:15) y no paraba de mirar el reloj (por desgracia hay cosas que uno no puede controlar y por motivos profesionales tenía que estar en el aeropuerto rumbo a París en tres horas y media –sin presión pensé-). Al rato llegó Wiggle´s family con Susana Moreno, más tarde Marta y así hasta que nos juntamos una veintena de kalameros….

Eran las 16:45 cuando llegó el primer kalamero en bici (Emilio), apenas se había despeinado en la carrera….- qué Crack-. Creo que después apareció el Trainer, con cara seria y mirada concentrada –as usual-, y a continuación Albert, Ferkal y Nucho –vaya Tíos-. Total las 17:00 y aún no estaba Nacho en la T2. No paraba de ojear el horizonte tratando de visualizar a ciclistas que vistiesen una “K” en una camiseta roja… Creo que sobre las 17:05 llegó Rubén y a las 17:10 Rober –los dos siguieron el mismo protocolo: i) beso a la contraria, ii) rodilla al suelo para colocarlas el chip, y iii) otro beso para despedirse de su pareja -pensé: “que detallazo y qué caballeros”-.

A las 17:20, visualicé a lo lejos una silueta alta y espigada que se acercaba a la T2 y llevaba una “K”. ¿Es él?, me pregunté, ¡siiii! Por fin, ¡ahí estaba mi hombre! 20 minutos más tarde de lo acordado, pero sano y salvo. Primero un choque de manos, después un abrazo, y acto seguido la afirmación de Nacho:

“¡estás loco…!, ¿vas bien?, ¿llegamos?”

Recuerdo decir: “¡llegamos!, no te preocupes que en menos de dos horas nos vemos”. Me puse el chip y salí pitando para meta.

Los tres primeros kilómetros de la carrera fueron una pasada –casa de campo, cuesta abajo, buena temperatura, buen ritmo,….todo cuadraba-. A partir del cuarto kilometro tuve un bajón, la cabeza pedía ir más rápido, pero las piernas no respondían. Fue entonces, cuando me alcanzaron varios corredores a los que traté de seguir sin éxito (me dije: “don´t worry, seguro que son “pro”).

Al llegar a Madrid Río, recordé las veces que he paseado por allí y el sufrimiento de Viti un par de años antes y pensé: “joder, hay que entrenar más”. 

Según me acercaba a la Cuesta de la Vega, el pulso y la respiración se aceleraban, los pasos se hacían más cortos y la cabeza pedía parar. He pasado muchas veces por allí, pero ninguna de ellas corriendo. Al empezar la subida vi a los primeros corredores andando, y cómo los grupos empezaban a dispersarse…. Además, cuanto más cerca estaba de la Almudena, más gente veía y más bullicio se escuchaba. Finalmente, al coronar la Almudena, ¡colofón!, de repente un embudo de gente que hacía pasar a los corredores por un pasillo estrecho en el que no paraban de animarles, chillarles y aplaudirles –pelos de punta, ¡Dios, qué bonito es Madrid!-. En este punto recuerdo la cara y ánimos de varios kalameros (María, Begoña, Pablo….) –mil gracias-.

La última parte de la carrera, eran tres vueltas entre la Puerta de Toledo, Puerta del Sol y Palacio Real. Fue una auténtica agonía por la dureza de los últimos tramos y sus continuos toboganes, y a la vez sentí mucha alegría por correr en la capital de España y cruzarme con muchos compañeros del Kalamos (Miriam, Jon, Diana, el Trainer, Susana, Alber, Nucho, y Cata con la tropa animando….) e incluso amigos de la niñez. 

Al terminar la última vuelta recuerdo mirar el reloj y ver que marcaba dos horas y diez minutos de carrera y pensé:

“Madre mía del amor hermoso, qué carrera más dura, llevo un retraso de 40 minutos, menos mal que estoy terminando, …, la próxima vez que pase por aquí será en Navidad, probablemente camino de San Ginés para tomar unos churros con chocolate”. Al hacer el penúltimo giro de la carrera me encontré con Rober –“¡vamos Moi, ya lo tienes, está hecho!”. 

Al enfilar el tramo final de la carrera visualicé el arco de meta y un poco antes una bandera de España agitándose en el aire con varios compis gritando “¡vamos Moi!”. ¡Ya esta hecho! me dije, después de dos horas y cuarto corriendo, y un calentón considerable, estaba en la Puerta del Sol recogiendo al Equipo (Nerea, Susana y Nacho). ¡Objetivo cumplido!. Recuerdo un abrazo entre los tres, recuperar el aliento, otro abrazo con Susana y otro con Nacho, un par de fotos y a los 5 minutos pensar: ¡joder, pierdo el avión, en una hora y media tengo que estar volando a París…!!

Qué bonito es el deporte y en particular el triatlón ¡! 

“La grandeza no la define el no cometer errores, sino el no desanimarse y el no abandonar a pesar de ellos” Mario Alonso Puig

Si te ha gustado lo que has leído ¿ porque no nos dejas un comentario? .. anda !!
Y si además lo compartes en tus redes sociales ya.... 😉
Luego ya.. puedes ir a entrenar tranquilo. Gracias !!
2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *