Iberman Triatlon 2016

Triatlon Iberman Huelva 2016

La primera vez es especial… la primera vez nunca se olvida. Hablamos de triatlón ¿de qué si no?

Mi primer triatlón de larga distancia

He empezado a escribir estas líneas con la firme intención de relatar la experiencia que viví el pasado 15 de octubre, cuando fui capaz de completar el Iberman de Huelva, mi primer triatlón de larga distancia.

Estoy convencido de que podía haber hilvanado un relato de lo más completo y entretenido sin temor al fantasma del síndrome de la página en blanco, porque en esas doce horas y pico que me pasé vagando por el mundo ocurrieron tantos pequeños acontecimientos y grandes anécdotas, y fue tal el cóctel de emociones, que podría haber escrito sin parar durante tanto tiempo como el que me pasé nadando, pedaleando o corriendo.

Tenía pensado saltarme los temores propios del día anterior…

¡Uy, parece que me pica la garganta! ¡Mmmh… la bici ha empezado a hacer un ruido raro!

Iberman Triatlon Huelva 2016

Y empezar con un esbozo de poesía para tratar de explicar la sensación electrizante del amanecer sobre el océano apenas un minuto antes de la salida; a medida que el sol va asomando por el horizonte, justo en la dirección hacia la que tienes que empezar a nadar, la piel se te pone de gallina y te embarga una emoción diferente a todo lo que hayas experimentado antes; por fin ha llegado el momento para el que tanto has trabajado, sudado y sufrido, el momento por el que tanto tiempo has robado a la familia, y tienes que hacer que haya valido la pena.

El puerto de Navacerrada como si nada

La puesta en escena es prometedora: vengo en la mejor forma en la que haya estado nunca (¡es una sensación desconcertante, subir en bici el Puerto de Navacerrada casi como si nada!) y he hecho todo lo que de mí dependía para superar este reto, así que sólo me viene a la mente una de mis frases talismán:

Llevamos encima las heridas de todas las batallas que hemos evitado, así que ¡no queda sino batirnos!

iberman-triatlon-huelva-2016-12El sector de natación es el más crudo del triatlón, no por su dureza, pues no es más que el aperitivo de lo que vendrá después, sino porque no nos engañemos, la distintiva deportividad de los triatletas es cierta… pero sólo en tierra firme. Dentro del agua es como si estuvieras rodeado de pirañas, llueven los codazos y patadas y en algunos momentos tienes que preocuparte más por salvaguardar tu integridad que de mantener el ritmo, e incluso a veces te ves obligado a “defender” tu sitio cuando tratan de hacerte un bocadillo o invadir tu espacio vital ¡Pero qué se puede esperar, si estás rodeado de triatletas, tipos duros, gente de sangre caliente, adicta a la adrenalina y que no se arruga ante nada! Aunque en el agua hay bastante desorden y confusión (sobre todo al principio), quién sabe, a lo mejor eres tú el que estaba invadiendo la trazada del que iba a tu lado, por eso no tiene sentido tomárselo en serio.

Al pisar tierra firme sin rencores y aún con el sabor de la sal en los labios todo cambia y, ahora sí, ya todos somos amigos (esto es especialmente cierto cuando corres en Andalucía, donde en otro sitio te dedicarían un exabrupto aquí te hacen un chiste).

También tenía previsto describir los primeros kilómetros en bici, que son completamente llanos pero se hacen duros porque todavía vas empapado y tiritando (son menos de las diez de una fresca mañana de octubre), aunque la experiencia te dice que en breve estarás seco, y además todavía vas con la sonrisa de oreja a oreja por haber visto cómo se iluminaba la cara de tus hijas al verte pasar, y haber podido darles el primer beso de los muchos que vendrán hoy.

La Bici.. 180 km para recordar

Mi intención era contar que el recorrido en bici era bastante más duro del esperado, 180 kilómetros sin más “descanso” que los iniciales, un recorrido rompepiernas de los que por suerte en Madrid no nos faltan, pero a ratos por un trazado de carreteras comarcales que no permiten muchas alegrías… si te despistas un segundo te comes un agujero, aunque tampoco es probable que te desconcentres porque vas todo el rato rebotando por el asfalto agrietado y cubierto de parches. Además, el viento tiene la desagradable costumbre de soplar siempre de cara ¿no? Eso sí, el paisaje siempre espectacular, y para los que amamos la bicicleta la emoción de recorrer por primera vez carreteras desconocidas es un gran estímulo, sobre todo si no tenemos que preocuparnos por el tráfico.

Iberman Triatlon Huelva 2016

La jugada tonta del día ocurrió en este sector, en algún lugar de Portugal, pues me caí de manera bastante aparatosa… ¡mientras estaba parado en el avituallamiento! Y todo por tratar de avanzar un par de metros para tirar los restos a la papelera en lugar de al suelo. Por suerte no llegué a besar el asfalto, pero faltó un pelo, y no hubo que lamentar ningún golpe, ni arañazo, ni contusión que por muy pequeña que fuera habría lamentado después, pero esto me recordó que para que todo salga bien en una prueba tan larga, dura y exigente como un triatlón de larga distancia, participa también un factor suerte que no conviene desdeñar. Siempre decimos que la suerte se la construye uno mismo, cuanto mejor preparado vayas más suerte tendrás, y es cierto, pero nunca dejará de haber un cierto porcentaje de azar imposible de reducir a cero.

iberman-triatlon-huelva-2016-5

El recorrido ciclista terminó con un escolta de la Guardia Civil que me acompañaba en moto durante los últimos kilómetros (¡otra nueva experiencia!), esta vez ya por una carretera nacional más transitada, hasta llegar a la zona de transición.

Dejar bici, quitarse casco, beber un poco, comer otro poco…

Iberman Triatlon Huelva 2016Mi idea inicial, al comenzar esta crónica, era hacer especial hincapié en este momento, para mí la clave del triatlón y donde la cosa se pone interesante, hasta el punto que pienso que aquí es donde de verdad empieza el reto, y lo demás sólo ha sido labor de desgaste, como en una guerra donde todo lo anterior han sido escaramuzas hasta que llega el momento de La Gran Batalla Final.

Me tomé la transición con la seriedad que se merece, intentando repetir de manera fría y eficiente todos los gestos y pasos ensayados en otros triatlones, que en mi caso seguramente serán muchos más (y mucho más lentos) que para otros triatletas más avezados: dejar bici, quitarse casco, beber un poco, comer otro poco… vamos lo típico, junto con algunos checkpoints algo más exóticos y personales, como ponerse la rodillera en la espinilla por si los tornillos vuelven a dar problemas y hay que subírsela hasta la sufrida articulación para aguantar los últimos kilómetros (normalmente a partir del 26-30), vaselina para las rozaduras…

¡Oh, mierda, la vaselina!

Cuando llevaba 4 kilómetros me di cuenta que se me había olvidado uno de mis rituales habitualmente más necesarios. Durante un rato me agobié pensando que las rozaduras me iban a impedir acabar, la manera más torpe y tonta posible de echar al traste con todo el esfuerzo realizado, el abatimiento creció casi como una bola de nieve… pero no había nada perdido todavía, y si tenía que entrar en meta corriendo como un pato pues así habría de ser, qué le vamos a hacer.

iberman-triatlon-huelva-2016-11

De todos modos por si acaso en los primeros avituallamientos pregunté si tenían botiquines, pero siempre me contestaban que no, que no había botellines (otra cosa que me parece sólo pasaría en Andalucía). Por suerte las rozaduras nunca llegaron (¿otra consecuencia de un buen entrenamiento, de haber mejorado la técnica, de que tenemos las mejores equipaciones además de las más reconocibles?), y al ir pasando el tiempo me fui relajando con este tema, e incluso tal vez me benefició, porque me llevó distraído unos cuantos kilómetros. Así, ya “solamente” tuve que preocuparme de dejar que los kilómetros fueran cayendo pensando en cualquier cosa, o practicando diferentes pasatiempos mentales numéricos, o repitiendo en mi cabeza las sintonías de la Patrulla Canina, Caillou, Peppa Pig y alguna más que me torturan a diario. Y, de vez en cuando, escuchando a mi cuerpo y las señales que me iba mandando, para saber si podía continuar así, bajar el ritmo o, incluso apretar un poco. Esto último parece un comentario del típico gurú de medio pelo, pero es verdad, nuestro cuerpo nos habla, sólo que muchos nos hemos olvidado de escucharlo.

Cruzando juntos esa meta tan deseada

En un momento dado, más o menos por el kilómetro 35, sobre la marisma sembrada de pequeñas barcas de pescadores atrapadas por la marea baja, me sorprendió una bella puesta de sol… pero bueno ¿en qué se me había ido todo el día? ¡Si en la página anterior estaba describiendo el amanecer! Por suerte la luna llena me acompañó esos últimos momentos para hacerlos también especiales.

Iberman Triatlon Huelva 2016

Iberman Triatlon Huelva 2016

Y así, casi a lo tonto, como quien no quiere la cosa, sin necesidad de recurrir a la épica (¡ni a la rodillera!) con un tiempo decente pero discreto (el objetivo era otro) pero mientras a mi alrededor veía a otros compañeros vomitando, tirados en el suelo con calambres o lesiones de diversa índole, llegamos a la última recta, con la familia y los amigos incondicionales gritando casi más emocionados que yo, entregándome la bandera del club y cruzando juntos esa meta tan deseada, juntos con merecidísima justicia, pues juntos fue como habíamos conseguido llegar hasta allí.

Pues sí… eso es, más o menos, lo que tenía pensado escribir cuando comencé a hacer este relato. Menos mal que al final no lo hice porque habría sido un tremendo aburrimiento.

La consecuencia inevitable de todo el trabajo realizado con anterioridad.

En su lugar, mientras preparaba en mi mente la crónica, me di cuenta de que no debía tratarse de lo que ocurrió ese día. En realidad, aquello no fue más que la guinda del pastel,  la punta del iceberg, la consecuencia inevitable de todo el trabajo realizado con anterioridad.

iberman-triatlon-huelva-2016-3

Y es que la inolvidable experiencia de cruzar la meta con los brazos en alto y acompañado de los seres queridos no se forjó por haber tomado la decisión correcta a la hora del desayuno, ni por haber sabido dosificar los esfuerzos, ni por haber hecho una adecuada hidratación… no, todo empezó a fraguarse unos cuantos meses antes, casi diría desde el 1 de enero: miles de largos en la piscina, cientos de kilómetros corriendo, miles de kilómetros pedaleando… en definitiva:

cientos de horas de esfuerzo, tesón y sacrificio.

iberman-triatlon-huelva-2016-2

Se suele pensar que el triatlón es un deporte individual, pero en realidad no creo que sea así. Vale que esas doce horas y pico estuve solo (y eso también es relativo, porque sabía que contaba con el apoyo de los que habían venido a verme y de los que desde casa me estaban animando, y eso el que lo haya vivido sabe que es un punto de motivación extra muy especial), pero ¿qué es ese rato en comparación con los cientos de horas de entrenamiento que llevas a tus espaldas? Ese había sido el verdadero reto ¡ahora me doy cuenta! y ahí nunca estuve solo, siempre hubo algún Kalamero disponible para acompañarme, para animarme, para picarme o para enseñarme multitud de aspectos de la carrera, de la bici y de la natación que habría tardado años en aprender por mí mismo.

Por todo ello estoy muy agradecido, muy orgulloso y muy satisfecho de haberme unido a un grupo tan extraordinario.

iberman-triatlon-huelva-2016-7Y por el camino también hubo que lograr objetivos intermedios sin los que tal vez no habría sido lo mismo: esa Quebrantahuesos de oro en la edición de la ventisca y los 3.500 abandonos (siempre pensé que la épica es el recurso de los que no se han preparado bien, pero ¿cómo te preparas para eso?), el Half de Sevilla, donde experimenté por primera vez la motivación de formar parte de un club tan especial, el Half de Riaza, que me deja uno de mis mejores recuerdos deportivos (ese embalse de Riofrío enclavado en las profundidades de un frondoso bosque y cuya agua exhalaba una densa neblina al amanecer, parecía que la Dama del Lago se te iba a aparecer en cualquier momento para ofrecer a Excalibur), el Half de Guadalajara, con su sector de ciclismo a 37º (¡los pies ardiendo por el calor que despedía el asfalto!) y la carrera a una temperatura mucho más agradable de 33º… todos objetivos en sí mismos, pero a la vez pasos intermedios de un plan superior, tanto desde el punto de vista físico como mental y de ir ganando confianza.

Recuerdo ahora la primera vez que vi el plan de entrenamiento que Jose, nuestro entrenador, tiene previsto para este tipo de carreras; mi primer pensamiento fue

¡esto es una p… locura, están todos zumbados!

Sin embargo, día a día y poco a poco fui capaz de ir avanzando casillas, con una ración importante de exigencia, disciplina, compromiso y, lógicamente, locura. Además, debe estar bien pensado, porque preparando objetivos mucho menos ambiciosos en el pasado acabé lesionándome más de una vez, y en todo este año no he sentido ninguna molestia que no sea causada por el mero agotamiento. Un valor añadido incalculable para lograr una preparación óptima.

Consultar la previsión meteorológica cada día, no para no salir si hace malo, sino para salir mentalizado, poner el despertador los fines de semana más temprano que los días de diario para robar el desayuno a la familia, pero llegar a la comida, levantarse antes del amanecer en verano (y en verano amanece muy pronto) para poder completar la mayor parte del entrenamiento a menos de 35º, madrugar durante las vacaciones para correr por la playa mientras la familia sigue durmiendo y luego poder desayunar juntos, las duchas heladas al término de cada sesión para facilitar la recuperación, las miradas de reojo al plan de entrenamiento antes de cerrar planes con amigos o incluso reuniones con clientes… y otra serie de costumbres extrañas se acabaron convirtiendo en hábito, haciendo buena la frase de Josef Ajram no sé dónde está límite, pero sí sé dónde no está”.

Iberman Triatlon Huelva

Pero no todo fue sacrificio, el duro entrenamiento también tiene sus ventajas: poder comer todo lo que quieras en cualquier momento sin ningún tipo de preocupación (bueno a lo mejor esto no es del todo así, pero es lo que yo hacía, y  pesar de ello tuve que perforar un agujero nuevo en el cinturón cada varias semanas), lograr un profundo conocimiento de ti mismo, de tu mente y de tu cuerpo, que nunca vas a conseguir desde el sofá, dormir profundamente todas las noches o vivir relajado porque cualquier posible tensión que haya aparecido en el día va a ser completamente eliminada con tanto ejercicio, son sólo algunos ejemplos de los “efectos secundarios” positivos de todo este proceso.

Mi familia…

iberman-triatlon-huelva-2016-9No puedo terminar la crónica/divagación sin mencionar un aspecto fundamental más de este pequeño éxito, que he dejado para el final no por ser el menos importante, sino justamente por todo lo contrario: mi pequeña gran familia y el apoyo que me prestó en todo momento, aunque creo que Susana no se lo llegó a creer del todo cuando varios meses antes le había adelantado las horas de entrenamiento que venían por delante, para que se fuera haciendo a la idea. Susana, que ha sostenido el fuerte mientras yo estaba haciendo kilómetros por ahí con mi amante de dos ruedas, en realidad no comparte esta afición, ni entiende por qué hacemos estas cosas, ni qué sacamos con “disfrutar sufriendo”, pero sabe que para mí es importante y con eso le basta, y se alegra de verme llegar a meta tanto o más que yo. Todo ello no resta valor a su entrega y apoyo, al contrario ¡hace que sea doblemente meritorio! Sólo espero haber sido capaz de transmitir cuán consciente soy de ello y cuán afortunado me siento por contar con ella.

¡Y qué decir de las enanas, Irene y Adri, que inundan de alegría cada momento de nuestras vidas aunque algunos días te lo pongan más difícil que cualquier triatlón! Sin sus sonrisas, aplausos y gritos, sin su ilusión genuina y su ingenuidad infantil, esto no habría sido más que un proyecto aburrido y sin alma.

Iberman Triatlon 2016

226 km

En definitiva, aunque lo único tangible que queda de ese día es el trozo redondo de hojalata que te cuelgan del cuello al llegar, con el paso del tiempo estoy convencido de que lo que más recordaré de esta experiencia no será ese momento, sino los meses de compañerismo y trabajo compartido que me condujeron hasta allí, hasta traspasar el umbral de una meta que fue la culminación de un viaje interior de aprendizaje y autoconocimiento que me llevó mucho más lejos que los 226 kilómetros que trazan el recorrido.

media maraton de la mujer 1

I Media Maratón de la Mujer 2016 en Madrid

23 de octubre.

Primera edición de la Media Maratón de la Mujer en Madrid.

Hasta allí nos desplazamos Mery, Sol y yo acompañadas de mi amiga Miriam y de nuestros chicos, Nucho, Agus y Fabi. La carrera empieza a las 8:30 h y el día no acompaña mucho, está lloviendo pero confiamos en que durante la carrera la lluvia nos dará un respiro.

Pistoletazo de salida de la I Media Maratón de la Mujer en Madrid, la temperatura es buena y no llueve  y empezamos a disfrutar de un precioso recorrido por las calles más emblemáticas de Madrid. Vamos todos juntos, disfrutando, llevamos un ritmo cómodo, la subida por la Castellana se hace larga, son 7 km, la lluvia se une a nosotros, sólo pienso en llegar para recuperar en la bajada.

media maraton de la mujer 2

Cibeles, Gran Vía, Callao, Puerta del Sol, Palacio Real….

En el km 13 la rodilla de Sol se resiente  y baja el ritmo, Mery y Nucho se despegan y nos quedamos Fabi, Miriam y yo, la lluvia se va haciendo más intensa… al llegar a Cibeles y según vamos subiendo Gran Vía empieza a jarrear agua, el asfalto es un río, los pies se llenan de agua y pesan, Fabi me anima en la subida, se hace duro… pienso y digo en alto

¿pero qué hacemos aquí???

http://www.kalamos.es/i-media-maraton-de-la-mujer-2016-en-madrid/

Llegamos a Callao, km 15, ya no queda nada… disfrutamos de la Puerta del Sol, del Palacio Real, las piernas ya van solas y mis tendones se resienten, Puerta de Toledo, Pirámides, km 19, ya no queda nada, la recta por el Paseo de la Chopera se hace muy larga y de vuelta veo a Mery y Nucho que entran en el recinto de meta, giramos y en la vuelta vemos a Sol y Agus, ya lo tenemos!

Entramos en meta y muy contentas Miriam y yo nos abrazamos…

1:56:15 conseguido!

media maraton de la mujer 3

Hemos vencido a la lluvia, a las molestias de estomago de Mery, a la rodilla de Sol, a mis tendones y gemelos….

me siento feliz, muy agradecida a nuestros incondicionales seguidores, Fabi, Nucho y Agus, orgullosa de Sol, Mery, de mi amiga Miriam y de mi misma y de pertenecer al Club Kálamos, un equipo de calidad formado por grandes personas….

Ahora a recuperar un poco y seguir pensando en mi objetivo cada vez más cercano … Nueva York!!!

TITAN SIERRA DE CADIZ 2016 TRIATLON

Crónica del Triatlón Titán Sierra de Cadiz 2016 – Titán XII –

“Sabes que eres un privilegiado, ¿no? ¿Sabes que vas a tener en tus piernas el sufrimiento que muchos deseamos? Maldita buena suerte la tuya, amigo…”

Así empieza la circular que envía la organización sólo 3 días antes de la prueba. La piel de gallina y emoción mientras sigo leyendo el resto de la circular

“Cuando ya no cuentas la distancia hacia LA PRUEBA en meses, ni incluso en semanas, cuando ya cuentas lo que queda en horas, entonces es que realmente queda muy poco.”

triatlon titan cadiz 2016

El Titán: Triatlón en esencia

Pero el Titán Sierra de Cádiz empieza mucho antes, empieza con los típicos a que no hay… entre los compañeros de grupeta, empieza con aquello de; este es de los que hay que hacer al menos una vez en la vida y claro, los yogurines entramos al trapo fácil, así que Viti, Agus y yo nos lanzamos a inscribirnos en cuanto se abre el plazo. Y es que el Kalamos es un club con jerarquía, con valores, con normas no escritas a través de las cuales hay que ganarse el respeto, es un club que se siente, igual que el Titán y sólo si entiendes todo esto, sólo si lo respetas y lo aceptas, sabes que no puedes echarte atrás, sabes que hay que entrar al trapo y hacer lo que hay que hacer, porque a veces, simplemente se trata de eso…

“Abrígate, aunque la mañana sea calurosa, abrígate, porque solo el mirar hacia la torre mientras colocas tu bici da escalofríos. Deja la mirada ahí, en la torre, en el pueblo. No subas más, ya tendrás tiempo después… Ahora disfruta de esa estampa, la imagen más deseada por los titanes.”

Titan_David

Resuenan los tambores: comienza el ritual

Y tanto que la disfrutamos Agus y yo, porque al final se nos cayó nuestro Viti… la verdad que el escalofrío entra el día anterior cuando subes hasta la Meta a por el dorsal y vas memorizando las curvas, las casas, todo lo que puedes de esos 3 últimos kms pensando que así te será más fácil afrontarlo el día siguiente. Qué ganas de empezar!!

“Resuenan los tambores, comienza tu ritual, prepara tu cuerpo pero adiestra a tu alma y a tu cabeza, porque solo ellas te harán llegar a la plaza. Las piernas te habrán abandonado mucho antes, quizá al coronar el inmenso El Boyar, quizá al exprimirte en las afiladas Palomitas, quizá al desgarrarte en los descensos hacía Algodonales, quizá cruzando la presa o quizá subiendo al pueblo, pero antes o después te habrán abandonado.”

Abandonado? No, esta vez no. Esta vez todo fue perfecto durante la carrera. Después de una temporada larga, nos merecíamos un final así. No voy a decir que fuera un paseo porque se sufre, pero es de esos sufrimientos en los que disfrutas, en los que te pides más y encuentras un poquito ahí guardado para sacarlo cuando lo necesitas.

“Disfruta de su soledad. ¿Drafting? No, esto no es el Ironman de Barcelona ni el de Mallorca, aquí viene gente pura, sin stravas que mostrar, sin ganas de fanfarronear con un tiempo en bicicleta, sin tontos ni legión de tontos que le toquen las palmas. Aquí, los que estaréis sois los más puros que puede haber en un triatlón, los que, por unas cosas u otras, os lo habéis ganado. Y si tenéis ese privilegio no mancharos de marcas, no ensuciaros con trampas, no ganarle a vuestro ego, y, por encima de todo, no manchéis el Titán. Sois los más puros, los demás no vienen a esta prueba.”

Y es cierto, por algún motivo la atmósfera del Titán te traslada a otra dimensión en la que no importan los tiempos y en la que sólo disfrutas del recorrido. Quizá es por la propia esencia del Titán o simplemente es porque no tiene ningún sentido marchar a un ritmo que no es el tuyo. Sea por lo que sea, no he visto otra prueba donde se respete más.

“Siente lo que no habrás sentido en ningún otro lugar, porque mezclar dolor con satisfacción solo lo puedes vivir allí. Satisfacción con mayúsculas, al coronar un puerto precioso y curveado cuando solo hace dos minutos que estabas tumbado luchando contra las aguas del pantano. Siente esa sensación de no tener fuerza a los 10 minutos de comenzar el sector de la bici. ¿La recordáis los que ya habéis venido? Es impresionante. Los que debutáis, disfrutad ese momento, ningún Ironman, Ultraman, Extraultrahiperman os va a dar eso, esa sensación de no poder más al empezar y seguir es la que solo tienen los titanes. Maldita buena suerte amigo…”

Ser un TITÁN

Maldita buena suerte amigo? Bendita buena suerte diría yo. No hay nada de maldito en el recorrido. Simplemente es espectacular, tanto que casi da pena cuando los kilómetros se van acabando y te vas acercando inexorablemente a la Meta

“Baja rápido, no te relajes, no sé si la bajada es más dura que la subida, no pierdas ni un segundo que luego necesitarás en la carrera, pero baja feliz porque acabas de coronar el último pico de hoy y eso significa una cosa: vas a tener la oportunidad de sufrir durante 21 kilómetros.”

Si!! Por fin la famosa carrera se acerca. Esa que hace a la gente entrar maldiciendo por la meta, esa que tanto asusta y para la que tanto nos hemos preparado. Veremos que nos espera… veremos quién es más duro, si un recorrido hecho para hacerte inclinar la cabeza y pedir clemencia al paso por la Capilla de San Juan de Letrán o un Kalamero con un objetivo: ‘Ser un Titán’

“Respira hondo al bajar, la carrera comienza, llénate de aroma a Zahara al pasar justo a su lado en el penúltimo giro del descenso porque, para volver a sentir que estás en el pueblo, te lo tendrás que ganar.”

Allá vamos, últimos minutos relajando las piernas, comiendo, bebiendo, memorizando de nuevo el recorrido por el que correremos un rato después en sentido contrario, recibiendo el ánimo de la gente. Que subidón da pasar por aquí

“Ahora sí. ¿Eres un titán? ¿Te has llenado la boca diciéndolo estos últimos meses? Demuéstralo, venga, demuéstralo ahora. Dolores donde no sabes que puedes tenerlos, calambres en los calambres, pisadas al aire y musculatura castigada. Es tu momento titán, demuéstralo.”

Quién ha dicho calambres? Mi punto débil, pero esta vez no aparecerán, esta vez los voy controlando bien, a correr…

“Párate, sí, párate y respeta. Estás cruzando por tierra santa, Algodonales y sus gentes te están animando. ¿Te lo mereces? Puede que sí, pero los verdaderos Titanes saben que no hay nada merecido hasta llegar a Zahara.”

Cierto, pero una vez giras en Algodonales casi lo tienes hecho, queda un poquito, sólo un poquito, apenas 12 kms bajo un sol que sube la temperatura hasta los 30ºC.

triatlon titan cadiz 2016“Párate, ni se te ocurra no chocar la mano a uno de los pequeños y pequeñas que te la ofrezcan, ni se te ocurra porque estás manchando a Titán. Titán son ellos, los voluntarios que te han dado su tiempo y sus energías, y Titán son esos pequeños a los que se les ilumina la cara al verte pasar.”

Los pequeños son los mejores, les da igual si vas sudado o no, les da igual si vas entre los primeros o no, ellos siguen ofreciendo su mano a todo el triatleta que ve. Y mención especial para los voluntarios, que durante la carrera iban y venían por el recorrido en bicicletas cargando con bebidas metidas en hielo para ir repartiendo en las zonas entre avituallamientos.

“Ya. La presa y el pueblo. Ya lo tienes, aprieta, no por ti sino por ella a la que le has robado tantas horas por ese capricho tuyo de hacer LA PRUEBA, por ellos a los que les has quitado el desayuno de los fines de semana para irte a forjarte. Aprieta por los que no vamos a poder estar en la salida, un verdadero Titán sabe que es un privilegio estar allí y los que faltan están más doloridos en la distancia que tú mismo.”

La presa es peor que el pueblo, porque pese a ser un esfuerzo menos intenso, aún no es el último esfuerzo, además no hay gente, no hay una meta clara que te ayude a darlo todo. Es más, tienes que subir con un calor asfixiante por momentos en esa zona, guardando lo que puedes y viendo en el horizonte la Iglesia de Zahara

“Aprieta y mira la iglesia, aprieta porque seguro que desde arriba alguien está orgulloso de verte, Titán.”

Esto es el TITÁN…

Y tanto que hay que apretar, durante la subida paso a un par de atletas que no pueden más y se rinden. Al último que alcanzo, a escasos 200m de acabar la subida, intento empujarle para que empiece a andar de nuevo. Me da pena que le hayan abandonado las fuerzas tan cerca. Esto es el Titán. Normalmente le pasarías casi sin mirarle para que no vea que también vas tocado, pero en esta carrera, el cuerpo te pide ayudar a los demás. Al igual que hice durante la carrera cuando no me acababa la bebida que me iban dando y la compartía con alguien con quien me cruzaba…

“Cruza la meta, maldita buena suerte, amigo. Enhorabuena, disfruta de mi casa, cuídala, no me la manches que tengo que volver pronto.”

“Enhorabuena titanes.”

TITAN SIERRA DE CADIZ 2016 TRIATLON

Hasta pronto Zahara. Nos volveremos a ver, pero esta vez con mi familia en alguno de los miradores del pueblo tratando de adivinarme en la lejanía. Esta ha sido la única pena del Titán. No haberlo podido compartir con aquellos a los que tanto tiempo se roba

family

Medio Ironman de Lanzarote 70.3

Quiero empezar disculpándome por haberme extendido demasiado, pero son tantas las cosas y las emociones que quiero compartir…

Y A LA TERCERA VA LA VENCIDA!!!!!  

24/09/2016 Lanzarote

Esta no era ni la fecha ni el lugar previsto para conseguir mi primer IRONMAN 70.3, pero no siempre las cosas son como quieres ni como las habías imaginado. La vida es así, pero cuando tienes un objetivo, una ilusión, sólo es cuestión de tiempo y tenacidad el conseguirlo.

70.3 Mallorca 2015 no pudo ser, mi corazón me puso sobre aviso y por precaución no hice la prueba pero tuve la suerte de poder vivir, sentir y compartir la emoción del finisher de manos de mi hermano, “Erviti”.

Después de varios meses de pruebas de todo tipo me dieron el APTO para la práctica del triatlón y  retomé los entrenos en septiembre de ese año.

70.3 Mallorca, mayo 2016 tampoco pudo ser. Una hipotermia al salir del agua y unas condiciones meteorológicas pésimas me alejaron de nuevo de la meta….pero no del objetivo. El entreno lo tenía, la ilusión, la motivación y las ganas también, sólo faltaba mirar el calendario de Ironman y fijar otra nueva fecha…  El 70.3 de Lanzarote sería el elegido

lanzarote medio ironman 703 2016 logo

 

el 70.3 Lanzarote sería el nuevo destino.

Volvimos a los entrenos con más motivación, pero el trabajo y el ingreso de mi abuela en el hospital me dejaban poco tiempo para entrenar. Cuestión de prioridades.

Mi Yayi: Mi Ironwoman

Los 3 meses anteriores a la competición no pude entrenar prácticamente nada. Me llegué a plantear si hacerlo y mi entrenador también. El 6 de septiembre, mi abuela nos dijo Adiós definitivamente. Fueron momentos muy duros pero ahí fue cuando supe realmente que iba a hacer Lanzarote y que iba a terminarlo. Tenía claro que, cuando me faltasen las fuerzas, mi Yayi, una Ironwoman, iba a estar ahí para empujarme, así que vuelta a los entrenos 2 semanas antes de la competición con la firmeza de saber que lo iba a terminar, por ella y por mi.

 La semana de la competición fue muy tranquila y sin nervios. No quería mirar el tiempo, únicamente para hacer la maleta tiré de teléfono. Windgurú no me tenía reservadas buenas noticias. Vientos de 40-41 km/h y pensé…

“bueno, ¿quién dijo que esto iba a ser fácil?.

 logo la santa lanzaroteEl Jueves llegamos a Lanzarote. Estábamos alojados en el Club La Santa, donde se realizaba la competición. Nos acompañaban a Edu, a mi prima Nevo y a mi toda la familia a excepción de  mi tia Piluca, Nur, Diego y Lu, que no pudieron venir.

 El viernes toma de contacto con el agua, en el lago donde íbamos a competir. 800m ritmo fácil, con corriente en contra a la vuelta. Eso era lo que nos íbamos a encontrar el día de la prueba. También salimos a dar una vuelta con la bici. 45 minutos ritmo muy tranquilo. El viento soplaba fuerte y el sábado pronosticaban que iba a ser aún peor, ya teníamos claro que la bici se planteaba dura.

En el Club ya se vivía el ambiente y el espíritu de la competición. Hasta ese momento he de decir que estaba más emocionada que nerviosa.

Recogida de dorsal, bicis y bolsas a boxes y en la habitación ultimando todos los detalles para el día siguiente.

A pocas horas de la competición los nervios empezaron a aparecer así que tocó tirar de mi mantra, el que me acompaña en los entrenos y las competiciones, el WAHE GURU.

Cenamos pronto y a la cama. Edu con gastroenteritis desde el viernes por la noche, estaba pasándolo un poquito mal.

Sábado 24 de septiembre

6:00 suena el despertador. 6:30 desayunamos acompañados de Viti que con sus coñas intenta hacernos reír para quitarnos presión. 7:00 dejamos bidones y comida en la bici y a casita a prepararnos para el gran día que nos esperaba. DIOS MIO QUE NERVIOS. No podía respirar, casi vomito.

Viti y mi padre nos acompañan a la salida de la natación. Besos y abrazos entre nosotros y las palabras de mi hermano resonando en mi cabeza antes de entrar en el agua…

”Lo vas a hacer genial ratita, disfrútalo”

8:00 Salida de los profesionales

El resto, chicos y chicas, salida en masa. Vamos entrando al agua. Nos colocamos atrás del todo, a la izquierda, para no recibir golpes.

lanzarote medio ironman 703 2016 3

8:05 Nuestra salida. Ahora sí que sí. Nos tiramos a nadar. El agua es negra, no se ve nada. Unos metros más adelante tenemos que ponernos de pie para salir de las corcheras.  Encuentro mi sitio fácilmente. Respiro cada tres, lo que tiene sus ventajas, te tuerces menos y controlas por los dos lados que nadie se te acerque. Los metros pasan rápidamente y llegamos a la mitad del recorrido. El grupo de delante se aleja y nadamos más cómodamente. En la vuelta apenas se percibe la corriente, ya no me queda nada, esto está hecho. Salgo del agua en casi 41´, comienzo a subir hacia la transición. Oigo los gritos de mi hermano a lo lejos, me le encuentro de frente, y al resto de familia que se desgañita diciendo mi nombre. Trato de controlar la respiración, la emoción es muy grande y esto no ha hecho más que empezar. Llego a la T1, apenas quedan bicis y pienso “vaya máquinas”. Me cambio rápidamente y listo….EMPIEZA LO BUENO.

lanzarote medio ironman 703 2016 5

La Bici: Viento, viento y más viento

¿Cómo podría definir el segmento de la bici? Viento, viento, mucho viento y siempre en contra o de lado. Los primeros 45 kms se me pasaron rápido. Y llegamos a Tabayesco, la subida, sin viento me resultó lo más sencillo del día. Fui adelantando a todos los gordit@s (con todos mis respetos) que, previamente, me habían adelantado  en los kilómetros anteriores, y empezó la cuenta atrás. Una vez llegase al parque eólico me quedaban muchos kilómetros de bajada. ERROR, con el viento en contra la sensación de bajada es inexistente, La recta de bajada a FAMARA, a 20 kms de finalizar el tramo de bici, fue lo peor, el viento en contra soplaba con todas sus fuerzas, en mi cara una sonrisa y en mi cabeza un “me lo estás poniendo difícil ehhhh….pues ni con esas”. Estaba deseando llegar a la T2 para ver a mi familia y ese era mi único pensamiento.

lanzarote medio ironman 703 2016 4

La cerrera: 3 vueltas en un circuito rompepiernas

Entro en la T2, casi todas las bicis en sus sitios. Busco a mi familia y no la encuentro. El referente son Viti y Ale que lucían la K. Salgo de la T2 y comienzo la carrera. 3 vueltas en un circuito rompepiernas, con mucho sube y baja. Ya está hecho. 21 kms por delante, lo tengo. Media vuelta a la pista de atletismo y salida del complejo, y justo en la salida los veo a todos. Sus gritos me dan alas…

“Vamos rati, lo estás haciendo fenomenal”, me grita mi hermano.

Salgo feliz, esperando encontrarme a Edu. Veo a Isa doblada del dolor, casi llorando, me dice que la carrera es duriísima, le digo que es una campeona y que lo tiene casi. Luego me encuentro con el Trainer, camino a la meta, ya es finisher. Y por fin, Edu. Intento controlar la emoción, le abrazo, le doy un beso. Va tocado, está sufriendo pero es su segunda vuelta. Me voy cruzando con gente que está a punto de terminar pero eso no me desanima. Voy a mi rtimo, el tic tic tic que nos enseñó Jose y voy quemando kilómetros.

“Te veo en Meta”

Inicio de la segunda vuelta, paso al lado de mi hermano que sigue dejándose la piel para transmitirme su fuerza con sus gritos. Veo a mi padre al lado de la meta y antes de recoger la segunda goma me acerco a darle un beso. Tiene los ojos llorosos, se que no lo está pasando bien y le dedico mi mejor sonrisa para que vea que estoy bien, que casi lo tengo y que él va a estar ahí en primera línea para vivirlo y disfrutarlo conmigo. Me vuelvo a encontrar a Edu casi llegando al pueblo de la Santa, él va camino de la meta. Beso, abrazo y la certeza de que ya lo ha conseguido….”Te veo en la Meta”. Los kilómetros pasan rápido, animo a las chicas, a los que caminan y así me voy entreteniendo.

lanzarote medio ironman 703 2016 2

“Ya está hecho” … “ABUELI VA POR TI”

Última vuelta, últimos 7 kms. Todos otra vez animando. La emoción es más difícil de controlar pero tengo que hacerlo. La cintilla me empieza a dar problemas nada más salir del complejo. Las ampollas de los pies me hacen pisar diferente y tanto sube y baja, hace el resto. Mi ánimo no decae, en alguna subida tengo que parar porque quiero que la cintilla me respete y no entrar coja en meta. Ya no queda mucha gente corriendo. Me cruzo con algún atleta, que ya ha recogido sus cosas, y me anima. En mi cabeza un “Ya está hecho”, entro en el complejo. Veo a mi hermano y a Edu que comienzan a gritarme. Intento controlar las lágrimas y la emoción, imposible respirar, me ahogo, boqueo como un pez y pongo todo mi empeño en mantener la calma en esos últimos metros. Paso al lado de Viti, está emocionadísimo. No puedo pararme a darle un beso, si lo hago se  que no podría continuar así que le digo que le quiero y continuo hacia la recta de meta. Mi madre, Rut y Nevo lloran y vocean mi nombre. Adri y Ale salen a mi encuentro para acompañarme en esos últimos metros…AHÍ ESTÁ….POR FIN….YA ESTÁ…CONSEGUIDO….Levanto un dedo al cielo “ABUELI VA POR TI”…y CRUZO LA META.  Edu ahí para recibirme. Me abrazo a él y lloro, lloro de alegría, alegría infinita…

Foto de FINISHER, como no podía ser de otra manera…SALTANDO.

lanzarote medio ironman 703 2016 1

Después de una prueba así te das cuenta de muchas cosas. Compites sólo, pero no estás sólo. Mi familia allí conmigo, mi otra familia Kalamos apoyando desde lejos. Gracias infinitas a TODOS. A Mario por hacer realidad mi sueño,  A Nur, a mi Compitruena, a Sol, a Ali, al Proteam que me acompaña y me espera en las salidas y en especial a ti Edu, que en un acto de generosidad absoluta has entrenado a mi ritmo para que consiguiera mi objetivo. Ahora como diría Agus…

“déjate de mariconadas y ponte a entrenar como una mala bestia”.

Os quiere,

Noe