Una gran Kalasemana

Amanece en Madrid. Cid, Raúl (hijo adoptivo de Kálamos) y yo hacemos lo de todas las mañanas… sudar frente al espejo de las cintas 1, 2 y 3 del Holiday Inn mientras le damos al pico cual marujas. Hoy hay algo especial. Raúl tiene una gran historia. Ha completado otra de sus hazañas. Ha hecho su primer Ironman.

Hace unos meses le comenté de pasada… Yo algún día correré un Ironman. Debe ser increíble tener un día en la vida para nadar, montar en bici y correr sin que nada te detenga. Cuando cumpla 50 años me gustaría regalarme un día así, como premio a una vida de deporte.

1

Raúl, que tiene por lema Carpe Diem, rápidamente adoptó la idea y se lanzó a la aventura. Le gustó la idea, pero creo que también lo ha usado excusa para justificar en casa las 6 o 7 horas de deporte que hace al día. Sin ánimo de meterme en asuntos domésticos…

Si alguien quiere conocer la historia de Raúl os recomiendo la crónica que nos regaló hace bien poquito y a continuación que lea su blog. Aunque parezca que hoy en día cualquiera hace un Ironman, cada vez les admiro más y tengo más ganas de que lleguen los 50.

Mientras le damos al pico se hacen las 8:20. Cid ya está en la ducha y yo apuro los últimos minutos.

– Raúl, ¿tú te has fijado en la abuela esa?

– ¿Cuál, la chupada de 80 años que camina como si pisara en la luna?

– Sí, esa. He venido un par de días al gym a medio día. Me he fijado y llega todos los días a las 8:20 clavadas y se marcha a las 13:50. Está toda la mañana en el gym.

– Chaval, tú no has visto lo mejor. Justo antes de entrar todos los días tira el cigarro que viene fumando desde su casa.

Después de los 50 ya sé lo que quiero hacer hasta los 80. No exactamente igual que esta entrañable señora, pero muy parecido. Me encanta pensar que algún día me costará caminar, pero que pelearé por correr con unas zapatillas último modelo junto a mis amigos de la K por nuestro pinar. Hay lujos en la vida tan accesibles y tan lejanos al mismo tiempo…

Y es que cómo no voy a pensar estas cosas en un club como este. Mirad, mirad lo que ha sido la semanita…

KalaKastillos

Bien tempranito nos llegó el primer wassap del sábado. Tocaba madrugón para los chicos de la Marcha cicloturista de los Castillos de Ayora. No  puedo escribir mucho al respecto, pero creo que las fotos del Capitán General describen bastante bien la evolución de la contienda.

2 3

 

Kalamontaña

4

Ya no le sorprende a nadie la habilidad de nuestro maestro para liarnos. Tampoco es que nosotros seamos muy de resistirnos… Lo cierto es que nos plantamos 12 Kalameros en el embalse de la Jarosa para disfrutar de una magnífica carrera.

Carrera sin fuegos artificiales, perfectamente organizada y en un entorno precioso. Con los años cada vez aprecio más este tipo de carreras. Quién me iba a decir en los 90 que echaría de menos carreras de 500 corredores!

La carrera en sí no es fácil, 5 Km de subida y vuelta. Pero no es imposible. Tenemos fundadas sospechas de que alguno estuvo pedaleando varias horas antes de correr y que no era necesariamente de Bilbao. Por no hablar de Clara, que con su entrada a meta, 4 meses después de dar a luz, le dio al club su primera paletilla.

5

Dos apuntes finales que para mí hablan muy bien de esta prueba:

– Nunca había visto tanta gente aguardando una entrega de premios. Normalmente se demora tanto y es tan “previsible”, que los que ganadores están acompañados únicamente por familiares y otros premiados. Lo que suele ser un rollo, ahí era una auténtica fiesta. Vamos, lo que debe ser.

– Llegar a meta y ver cómo algunos de los atletas que te han precedido tienen puesto el chaleco de voluntarios o gente con la que has luchado durante años por puestos destacados te ofrece la bebida en meta no se ve muy a menudo. Creo que esta carrera cuenta con mucha gente que sabe lo que el atleta quiere.

Mi aplauso para la organización.

6

Creo que en 2015 deberíamos estar luchando por 2 o 3 paletillas!!!

Kalaescuela


7

¡Y llegó el domingo! Nuestros más pequeños tenían una gran cita. Duatlón en las Rozas, en nuestro pinar. A las 8:00 el cuartel general ya estaba 100% operativo. Impresionante carpa con bufet libre para agasajar a atletas e invitados.

Muchas imágenes en la retina de este día.

Es cierto que lo del puesto no importa, pero ganar le da tanta emoción… El día arrancó con un vibrantísimo 4º puesto de nuestro pequeño más grande. Cómo vibramos en esa última carrera a pie. Ver que dejaba la bici y le iba comiendo metros hasta coger al 3º, hasta sobrepasarle y hasta que ya no podía más… una pena quedarnos tan cerquita! Más que por él, lo sentimos por la fiesta que hubiese sido ese pódium.

Con esa subida de telón, que contar de lo que vino luego… puro espectáculo. Ya fuera un adelantamiento, un pódium, o una entrada a meta haciendo mortales, nuestros polluelos deslumbrando a los asistentes.

Por último un aplauso para ese pequeño Kalamero que llegó primero hasta el último metro pero que acabó cuarto. Se rumorea que este domingo no va a recibir paga, pero ahí dejó su exhibición.

8

Kalamujeres

10

Y si babeamos con nuestros pequeños, que vamos a decir de nuestras chicas… Hasta ahora teníamos clarísimo que son las más divertidas, las más listas, las más guapas, las más trabajadoras, las que más memoria tienen, las que más nos aguantan… pero es que ahora además son las que más corren.

11

No me equivoco si digo que lo mejor de cada casa bajó a Madrid para correr la Carrera de la Mujer. Esa carrera loca que congrega a más gente que la mismísima San Silvestre. Una carrera con tanta participación que cada año amplían el recorrido para que las primeras crucen la menta antes que que salga la última. Pues bien, este año no nos hemos conformado con ganar por equipos. También hemos hecho 4º y 5º y Marina 2ª de su categoría… Enhorabuena campeonas, os merecéis todo!

12

Kalalcurro

5:55 de la mañana. A falta de uno, 3 cincos. Salto de la cama como si llegara tarde y me calzo el maillot. Abajo me espera Cid y los casi 30Km que hay desde casa a Torre Picasso.

13

El día es propicio. Fresquete y poco movimiento. Foto de rigor y a las monturas.

– ¿Qué haces con mochila?

– Nada, que no me di cuenta que tenía el portátil en casa y sin él no curro. Ya de paso he cogido toalla, que también se me había olvidado.

– A mí se me han olvidado los calzoncillos. Los llevo en el bolsillo (tampoco llevaba toalla).

Salimos rumbo a Majadahonda. Cid sale fuerte. Lo que viene a ser una combinación de factores. 5% de no me fío de la ruta, 10% de este me pierde, 15% de tengo un pepino de bici y lo demuestro y 70% de yo jamás llego tarde al trabajo.

Por el camino practicamos el marujin, es decir, comentamos de todo un poco. Vamos tragando kilómetros sin mucho esfuerzo. El Plantío – la Florida – Aravaca… nos acercamos a Madrid y tenemos que decidir. ¿Carretera o escaleras? El tramo más incómodo está Aravaca. Opción A, sube y baja de escaleras pindias. Opción B, Carretera de Castilla durante 500m, atravesando el nudo de M-503. Apostamos por el plan B, más rápido pero inseguro. Justo lo contrario que hubiese elegido cualquiera de nuestras divertidas, listas, guapas, trabajadoras… y ahora superveloces mujeres. La baja densidad del tráfico ayuda y enseguida entramos en la Casa de Campo. Los kilómetros por la Casa de Campo son muy agradecidos. Suave descenso por caminos de tierra hacia el Manzanares.

14

Ya en Madrid toca remontar desde el río. Subimos por el parque del Oeste, enfilamos hacia Moncloa, cruzamos la Plaza de Cristo Rey y llegamos hasta Cuatro Caminos por S. Fco. de Sales. Desde Cuatro Caminos decidimos callejear para disfrutar sin coches de los últimos metros. 1:15:00 desde casa y la mente a tope para afrontar otra dura jornada de trabajo.

Una vez más nos lo hemos pasado de p… …e!

Arenales 113. Mi primer Medio Ironman

Me remonto al verano del año pasado cuando Tableta empezaba a promocionar el Triatlon de Elche.

“Juano, te vas a apuntar al Triatlon de Elche. Ya verás que bien lo pasamos. Tu estás loco. No hago ni  500 mts nadando y apenas he estrenado la bici de carretera… le decía yo jadeando, mientras corríamos por el Pinar.”

En fin, han pasado unos meses desde entonces. En enero empecé a tomarme en serio la idea. Cuando comenzaba a nadar me daba cuenta de que apenas podía hacer unos largos sin agotarme. No podía ni mantener la respiración. Poco a poco fui refrescando las nociones básicas que Jose nos había dado meses atrás en un clinic de natación Kalamos.

juano2

En Febrero ya estaba completamente acojonado con la natación. Ya sabeis como es la mente… Se me hacía imposible nadar 2 kms en menos de una hora. Me planteaba tirar la toalla. Pero decidí tomarmelo en serio y entrenar la natación 3 veces a la semana. Incluso prescindiendo de la hora de comer en algunas ocasiones. Semana a semana fui ganando confianza y metros. Cada semana lograba llegar 500 metros mas lejos. Hasta que nadé varios días mas de 2.000 metros seguidos no me quedé tranquilo. Pese al aliento que recibía de los mas expertos. No acababa de estar convencido. “Ya verás que con el neopreno se te da mucho mejor… En el agua del mar nadas mas rápido y flotas mas…”. Y yo, jajaja, ya os contaré.

juano-familia

Los 90kms de bici me preocupaban menos, Si no es por que en unas cuantas salidas que hicimos nos enfrentamos a un viento de narices. Los que había hecho Elche otro año comentaban: es lo único malo del Medio de Elche. Hace viento con frecuencia.  El viento en contra acaba por agotarte y minar las fuerzas.

IMG_7264

Ya en Arenales el objetivo era conseguir salir del agua en menos del tiempo de corte 55’.

Esto era algo que me obsesionaba.  Salí con Victor (mi colega de entrenos y sufrimientos) en nuestro grupo de edad “los Yayos”. Cuando vimos que estábamos en la primera fila enseguida reculamos y nos pusimos detrás para salir sin patadas ni codazos. Había que superar cuatro boyas. El mar parecía plano hasta la primera boya pero en cuanto la superabas empezaba el oleaje. De la boya dos a la tres lo pasamos “regular”. Oleaje, marea, desviaciones de la línea mas corta, tragos de agua y algún que otro golpe de otros nadadores. Es cuando piensas “¿que narices hago yo aquí en el medio del mar?”. En fin había que pensar en otra cosa y acordarse de que solo era un poco mas y un poco mas… hasta que pasé la cuarta boya y me dirigí a la playa. Entonces ya sabía que estaba hecho. Seguro que se me notaba en la cara. Al pisar arena miré el reloj. No me había atrevido hasta ese momento. 40 minutos!! No daba crédito. Saludé a la Mar, a los niños y al resto de la familia kalamera. Solo una espinita. Victor había tenido un incidente. En la transición ya me lo encontré y salimos juntos. La transición me la tomé con calma. El objetivo era acabar. No que me diera un calambre o un traspiés por darme prisa.

equipo-neopreno

La bici me la tomé como un medio para un fin. Bebí y comí todo lo que pude, sabiendo que lo duro era la carrera. Y que en carrera no iba a poder comer. En este tramo disfruté de los ánimos del resto de Kalamos que me iba adelantando. Excepto Nucho que había quedado con unas pivis…

Ya en la carrera se me transformó la cara.

juano

Teníamos toda la animación del mundo. Y encima al poco me alcanzó Isma y pudimos hacer juntos un montón de kilómetros. La ayuda de Juanito fue inestimable. Me acercaba las botellas de agua me a hacía fotos y me daba conversación.. “Papá al llegar a la arena camina”. Y yo, que no, que ya he andado en el tramo de escaleras. También  hice un tramo con Jose. Una gozada compartir unos metros con él. Nacho y Miriam que había ido a Elche solo para animar se desgañitaban al paso de cualquier Kalamos. Además el reportaje grafico que Alicia y Nacho hicieron por el recorrido. La verdad es que hice muy contento la carrera por que sabía que lo tenía al alcance, ya no me importaba el dolor de estómago por la insufrible bebida isotónica del avituallamiento. Solo visualizaba la meta y poder decir que era finisher de algo que pocas semanas antes me parecía imposible.

juano-juanito

La llegada fue de lo más emocionante. Entrar con un hijo y ver al otro lado del arco de meta al resto de la familia y amigos… no tiene precio. Creo que se me notaba mucho en los abrazos que repartí. ¡Qué felicidad!

No tengo palabras de agradecimiento suficientes para todos. Vuestros consejos, aliento en los momentos de bajón, apoyo en los entrenos, empujones en las cuestas de bici, aguantarme todas las dudas y preguntas sobre nutrición, transiciones, material….

gente

En resumen una experiencia inigualable. También hay que decir que con el apoyo de todos resulta mucho mas fácil y sin ella creo que prácticamente imposible.

LOS QUE SE LO ESTÉN PENSANDO…NO SE A QUE ESPERAIS!!  YES, WE K!!